anterior próximo
 
 

Lapalma ha siempre demostrado una gran sensibilidad hacia el medio ambiente. Desde la fabricación hasta la selección de los materiales que utiliza. La empresa opta por maderas certificadas Fsc y controladas desde su origen; materias primas y materiales totalmente reciclables como madera, acero, contrachapado y tela. Se reduce al mínimo el uso de materias plásticas. De hecho, cada uno de los productos de Lapalma – desensamblado y reciclado – se puede volver a utilizar como materia prima.

La sensibilidad hacia el medio ambiente es un valor intrínseco y compartido por todos los que hacemos esta empresa, un factor que ha permitido a Lapalma obtener importantes certificaciones emitidas por el ente alemán Tüv: la ISO EN 9001, que premia eficienia y calidad del ciclo productivo y la ISO EN 14001 que reconoce el respeto por el medio ambiente.

Nuestra nueva sede – 11.200 m2 en fase de ulterior expansión – ha sido proyectada a su vez para asegurar la autonomía energética gracias a la instalación de paneles fotovoltaicos que cubren el total de las necesidades de la empresa permitiéndonos además reinvertir el surperávit energético. Reducir el impacto medioambiental, gracias a la disminución de las emisiones de CO2 y continuar a invertir en innovación son el desafío que Lapalma afronta día a día con compromiso y pasión.